lunes, 18 de marzo de 2019

EL DOLOR Y EL SUFRIMIENTO (XXXI) - Tratado de los Siete Rayos. VOL. 2 - Psicología Esotérica II (VIII)


Este artículo es la continuación de El Dolor y el Sufrimiento (XXX)

- - - - -

Como en otras ocasiones, para realizar este estudio he intentado hacer una recopilación exhaustiva de extractos de todos los libros del Maestro y de Alice A. Bailey (25) que tratan sobre estos temas, aunque dada la extensión de toda la obra del Tibetano, podría ser que faltase algún fragmento.

Cada fragmento viene precedido por el título del libro, capítulo y/o sección de donde procede el texto, por si se desea ampliar la información mas allá de lo relacionado estrictamente con el tema.

Las conclusiones (cuando las haya) son personales, por tanto, como tales no tiene porque estarse de acuerdo con las mismas. Son reflexiones e interpretaciones propias de los extractos del Tibetano.

En la última entrada que se publique sobre el tema, si lo deseáis, podréis descargaros la recopilación completa en un documento en formato pdf.

Espero que la lectura de estos artículos (que iré publicando progresivamente al ser demasiado extensa toda la recopilación) pueda seros de utilidad.


Dani

- - - - -


Tratado de los Siete Rayos. Vol. 2 - Psicología Esotérica II (1942)


“d. PROBLEMAS DE LOS MISTICOS, VINCULADOS CON LAS ACTUALES INFLUENCIAS DE RAYO

En la actualidad observamos el retiro de la energía del sexto rayo y el acrecentado poder y actividad del séptimo rayo. La energía que se está retirando de nuestro planeta constituye una de las crisis cíclicas que durante siglos se ha expresado por medio del plexo solar planetario y también, como podrá deducirse, por medio del centro plexo solar del aspirante común. Esto ha producido gran parte de los desórdenes digestivos, además de los problemas emocionales (muy estrechamente relacionados) que ha sufrido la mayoría de las personas en esta generación y época. La actitud de intensa centralización, el estado mental fanático, el sacrificio de la vida personal por un ideal percibido, han producido una condición peligrosa en los órganos del cuerpo situados debajo del diafragma. Esto no deben olvidarlo.” (302)

- - - - -

“Los grupos de la nueva era son todavía muy reducidos, aunque están viniendo a la manifestación muchas personas que pertenecen a la nueva era. Sólo a mediados del próximo siglo (*) aparecerán los nuevos tipos de grupos. Las tentativas iniciales de formar dichos grupos ya se están realizando, pero su éxito o fracaso es impredecible y tan efímero que no es fácil someterlos a la ley. Por ejemplo, una persona ambiciosa y desleal puede destruir al grupo; una persona desinteresada y dedicada que no critique, puede llevar al grupo a realizar un trabajo exitoso. Esto les demostrará el poder que tiene el individuo y el hecho de que, temporariamente y en un momento determinado, puede ser más fuerte que el grupo, porque éste todavía no ha llegado a comprender verdaderamente la actividad, la coherencia y la vitalidad grupales. Por lo tanto, el místico sufre como resultado de esta condición, produciéndole enfermedades y desórdenes sicológicos que no sólo son personales sino que frecuentemente son el resultado de las condiciones versátiles en que tiene que vivir.” (303)

(*) El libro fue escrito en 1942

- - - - -

“(*) La presión ejercida hoy sobre la Jerarquía y quienes están vinculados con ella en el Sendero del Discipulado y en el Sendero de la Iniciación es muy grande. Ha sido necesaria una constante colaboración y extrema actividad, pues Quienes guían la evolución humana se han preocupado profundamente por mantener el equilibrio necesario en el mundo. De ser ello posible, ha de evitarse llevar la situación a una rápida culminación, sea a una conflagración general (como posible alternativa), a una intranquilidad efervescente, de tan amplias proyecciones y de carácter tan persistente, que los pueblos del mundo serán, en el primer caso, devastados por la guerra, con su corolario de hambre y pestes y, en el otro, agotados por el sufrimiento engendrado a raíz del malestar económico, las privaciones y la explotación de las masas por los fanáticos, los que buscan la popularidad y los idealistas bien intencionados, pero poco prácticos.

Los peligros que existen para la raza y su evolución, de que se desate una guerra o guerras desastrosas son tan grandes e indeseables, como lo son las similares condiciones donde no hay un desarrollo real y efectivo, sino décadas en que predominan la actual encrucijada y la bancarrota económica. Contrarrestar estas posibilidades y, al mismo tiempo, producir durante los próximos diez años el máximo cambio deseado, ha sido el objetivo de la Jerarquía planetaria (ese grupo oculto de Trabajadores que el cristianismo denomina el Cristo y sus Discípulos), y constituye el punto focal de la lucha. He utilizado premeditadamente la palabra lucha. La Jerarquía está luchando denodadamente contra las denominadas “fuerzas del mal”, y el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo es actualmente, en el plano físico, el instrumento con que la Jerarquía debe trabajar, pues no posee otro.

¿ Qué se quiere significar con las palabras “fuerzas del mal”? No significa ejércitos perversos y pecaminosos creados por una ficción de la imaginación, ni el demonio o ningún supremo anticristo, pues tal ejército no existe, y tampoco existe un gran enemigo de Dios que presente batalla al Altísimo. Sólo existe una humanidad sufriente, semidespierta aún, que comete errores, presiente tenuemente la visión, lucha por liberarse de la esclavitud del pasado, con sus deshonrosas alianzas e incontroladas lealtades del pasado. Las fuerzas del mal son, en último análisis, los antiguos y arraigados ideales y hábitos mentales que han cumplido el propósito de llevar a la raza al punto actual de evolución, pero que ahora deben desaparecer si queremos introducir la Nueva Era. Los antiguos ritmos establecidos, inherentes a las antiguas formas de religión, política y orden social, deben dar lugar a los nuevos ideales, a la comprensión sintética y al nuevo orden. Las leyes y los modos de proceder, característicos de la Nueva Era, deben reemplazar a los antiguos, y esto instituirá, a su debido tiempo, el nuevo orden social y un régimen más incluyente.” (304)

(*) Este capítulo fue escrito antes de declararse la guerra de 1939, en un esfuerzo por evitar la catástrofe.

- - - - -

“…las masas ignorantes: éstas, debido a la pobreza, la desocupación, el analfabetismo, el hambre, la desesperación y la falta de esparcimiento y de medios para adquirir cultura, están enardecidas. Tienen suficiente desarrollo para responder a las sugerencias y al control mental de las personas un poco más evolucionadas que ellas. Son fácilmente regimentadas, influenciadas, estandarizadas e impulsadas a una actividad colectiva por los líderes de cualquier escuela de pensamiento, que sean suficientemente inteligentes y emotivos, para despertar los deseos materiales, el amor a la patria y el odio hacia quienes poseen más que ellos. Estas personas pueden ser controladas por el temor y, por lo tanto, impulsadas a actuar por la demanda emotiva.

Como no conocen nada mejor y padecen tantos sufrimientos son fácilmente arrastradas por los fuegos del odio y del fanatismo, y constituyen una de las más grandes e inocentes amenazas de esta época. Son juguetes en manos de los que están bien informados, y se hallan indefensas contra quienes tratan de utilizarlas para cualquier propósito. Pueden ser conmovidas con más facilidad por las exhortaciones emocionales y las promesas, porque las ideas casi no llegan a impresionar sus conciencias, debido a que no están desarrolladas suficientemente para pensar por sí mismas. La mayor parte de ellas son almas jóvenes, aunque naturalmente hay excepciones. No es el idealismo de los líderes o de los demagogos lo que las impresiona y las impulsa a la acción (generalmente de naturaleza violenta), sino el deseo de tomar represalias, el ansia de poseer bienes materiales y la determinación de ser, como vulgarmente se dice, “el jefe”. Encarnan la sicología, el régimen y la violencia de la plebe. Están indefensos, son explotados y -porque son seres humanos irreflexivos e irrazonables- presentan un problema verdaderamente serio como bien sabemos y lo comprenden todos los gobiernos. La violencia ciega e irreflexiva hasta ahora ha sido enfrentada por la fuerza armada. Esto es lo que sucede hoy. Las masas luchan y mueren azuzadas por fogosas arengas, y pocas veces saben de qué se trata. Sus condiciones de vida deben ser mejoradas, pero no por la explotación ni por el derramamiento de sangre.” (305)

- - - - -

“El segundo grupo (*) constituye el campo más fructífero de donde se extraen los nuevos líderes y organizadores. Forman un grupo intermedio entre los pensadores del mundo, los intelectuales y las masas humanas. En último análisis, son el factor que determina los asuntos mundiales. Las masas sufren por las condiciones mundiales y por la situación que crea las actividades de este segundo grupo, al responder, de un modo u otro, a las nuevas influencias, a los nuevos ideales y a los nuevos factores que controlan el mundo moderno. Este inmenso grupo, a su vez, sufre en manos de quienes tratan de imponer los nuevos ritmos a los pueblos -los grupos políticos, los idealistas y fanáticos religiosos, y los protagonistas del nuevo orden social y de los regímenes económicos (según lo interpretan, correcta o erróneamente, sus líderes).” (306)

(*) La clase Media

- - - - -

“La próxima tarea, a la que el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo consagrará su esfuerzo, será eliminar el temor que impera en el mundo. Esto puede lograrse y tendrá lugar cuando los hombres y mujeres de buena voluntad se den cuenta de que el tesoro de la buena voluntad existe en todos los países. Hay millones de personas de buena voluntad en el mundo; aumentaron constantemente como resultado del sufrimiento de la guerra mundial, pero al verse solos se han sentido aislados, impotentes y fútiles, relegados, inútiles e insignificantes. Como individuos aislados, lo son, pero no como parte de un gran movimiento mundial que tiene una base espiritual y expresa la divinidad esencial del hombre. El poder conjunto de la buena voluntad, algo que hasta ahora no habla sido organizado, se descubrirá que es irresistible. El trabajo del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo hasta mayo de 1942, consiste en organizar este poder latente, expresarlo y fo-mentarlo mediante métodos educativos, indicando constantemente las líneas por donde este poderoso espíritu puede manifestarse.” (307)

- - - - -

“Por lo tanto, generalizando, tenemos hoy en el mundo la masa inculta, que rápidamente está llegando a ser autoconsciente debido a la presión de la vida moderna y a los sistemas de educación modernos. Tenemos también los individuos o pensadores verdaderamente autoconscientes que han asumido el control del mundo y tienen un lugar destacado en los asuntos mundiales, mediante el poder de sus pensamientos, el énfasis y el magnetismo de su personalidad. Por la claridad de pensamiento en el campo elegido dominan a la masa, pero lo hacen en sentido separatista. Esta masa, a la cual controlan, puede clasificarse de dos maneras: una minoría inquieta, alerta, descontenta e inteligente (minoría que abarca un cuarenta por ciento de la totalidad). El sesenta por ciento restante corresponde a la masa irreflexiva, que es algo más que animales emotivos. Viven, trabajan, sufren y luchan sin tener la menor idea de por qué lo hacen, ni adónde se dirigen como raza. Poco puede hacerse con estos últimos. Sin embargo, con el cuarenta por ciento, mucho se podrá lograr, cuando el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo sea más coherente. También debe prestarse atención a los trabajadores e idealistas del mundo que se han comprometido a desarrollar algún ideal, que abarcaría, a su parecer, todo lo que desean y resolvería el problema tal como lo ven a su alrededor. En este grupo podrían ubicarse a los actuales líderes y dictadores, no importa con qué nombre se los designe. A menudo sus métodos pueden ser indeseables, pero eso es de poca importancia. Correcta o equivocadamente, trabajan bajo la inspiración de una idea, efectúan cambios definidos en las mentes de sus semejantes y en las condiciones mundiales y evocan la respuesta mental del público y del mundo. Por lo tanto, ponen al mundo en deuda con ellos, debido a la introducción de esos cambios que alteran el ritmo del mundo y aceleran su compás. De esta manera nos preparan para los cambios aún más revolucionarios de la nueva era. Algunos de ellos están incluidos en el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo.” (308)

- - - - -

“Vivimos en una era de extremismos; extrema riqueza y extrema pobreza; extrema ignorancia y extrema cultura; extremo descontento y extrema satisfacción de las ambiciones personales; extremo egoísmo y extremo autosacrificio. Vemos por todas partes el desmoronamiento de las instituciones del pasado y el caos, el desastre, la desesperación y el sufrimiento consiguientes. Al mismo tiempo, tenemos el trabajo activo y el vocerío de ciertos idealistas que se aprovechan de la oportunidad que se les presenta para llevar a las masas y a las naciones a que desarrollen ciertas actividades en las esferas religiosa y gubernamental. Los líderes autoimpuestos piensan y creen que tales medidas son buenas y correctas, pero, en último análisis, son sólo ideales mal interpretados, surgidos de una idea vagamente captada, y generalmente la imponen o aplican errónea e injustamente. Las masas -inermes, impotentes, irreflexivas, fácilmente influenciadas, regimentadas- oscilan entre estos extremos.” (309)

- - - - -

“Proceso de desapego, es el proceso difícil y doloroso de definir las líneas de demarcación entre el alma y la personalidad. Al principio produce inevitablemente separación y división de intereses, pero más adelante lleva a subordinar los intereses de la personalidad a los del Plan, y a la absorción de los deseos personales por los aspectos del alma.” (310)

- - - - -

“Los proyectos preliminares que consideraron los miembros del Concilio jerárquico podrían describirse como esferas de colaboración de los Maestros implicados y de los hombres que intentan servir y colaborar activamente, y éstos proyectos son:

1. Reducir la presión que sufre la humanidad por medio de la constante estabilización del pensamiento mundial. Los temores del hombre -expresados en pensamiento y a menudo seguidos por la acción- lo han conducido a la actual encrucijada de la guerra y a todo tipo de actividad destructora. La presión se crea por el deseo del hombre de mejorar y por la afluencia espiritual del alma. La actividad dual de lo superior y lo inferior produce la crisis. Cuando ambos se unen no hay por supuesto conflicto, pero si un sentido de tensión, una presión insoportable y una encrucijada sin salida. Quizás ésta sea una verdad difícil de captar, pero la actual crisis mundial se produce en gran medida por la unión de estos dos tipos de energía. Los Maestros tienen hoy que bregar con dicho problema. La aspiración humana y la lucha por el perfeccionamiento, lleva a un período en que el anhelo espiritual de las masas humanas se demuestra de tres maneras:

a. El mencionado anhelo de mejorar.

b. La organización de las mentes de los hombres, para que las nuevas ideas puedan ser captadas y comprendidas.

c. El reconocimiento, de quienes están espiritualmente orientados, de que hoy es el día de la oportunidad.
…” (311)

- - - - -

“La Jerarquía trabajará durante los próximos años, principalmente por medio de tres grupos de Maestros que pertenecen al primero, segundo y tercer rayos. Los de primer rayo se ocupan de las personalidades destacadas del gobierno mundial, pues todos están sujetos a la impresión de sus almas y cumplen su destino individual, influyendo sobre sus respectivas naciones de acuerdo al destino nacional. Ha sido drástico y necesario el período de intenso y aparente reajuste destructivo. Esto debe recordarse. Necesariamente se habrán cometido errores en la técnica, y a menudo se habrá infringido la ley del amor, sin embargo, el amor por el aspecto forma ha sido interpretado a veces, por los que critican los métodos empleados, como simultáneo y similar a la ley del amor. Esto es comprensible, pero pronto debe terminar el gran reajuste nacional y completarse los procesos necesarios para el realineamiento. Esto debería iniciar un período de renovadas relaciones en amplia escala en todo el mundo, establecer la amistad y dar comienzo a una era de correctos y constructivos contactos mundiales. Hasta ahora no fue posible realizarlo en mayor escala debido a que la humanidad no había sufrido bastante y, por lo tanto, no era adecuadamente sensible al sufrimiento de los demás. No poseía una integración interna como la que es posible lograrse ahora por medio de los desarrollados medios de comunicación y el aumento de la sensibilidad telepática. El quebrantamiento de la ley de la vida no ha sido generalmente conocido ni reconocido por un número suficiente de personas como en verdad es. El trabajo realizado por las grandes influencias de primer rayo, rápida y materialmente está cambiando todo y, posiblemente, de la lección aprendida surgirá la estructura de la nueva civilización.

Ahora se está intensificando el trabajo que realizan los Maestros de segundo rayo, y los constructores de la nueva civilización -que trabajan por medio de las organizaciones religiosas, los sistemas educativos de todas las naciones y el gran ejército de hombres y mujeres que piensan- pueden comenzar definidamente a hacer sentir su presencia. En este sector se puede observar y desarrollar principalmente el trabajo del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo.

Cabría preguntarse si se tiene en cuenta la presencia de los incontables millones de personas que no han alcanzado la iluminación y que penden como piedras de molino sobre los líderes de la raza, sojuzgadas ya por el temor, la pobreza fomentada -si tal es el término apropiado-, o la regimentación. Constituyen (como es fácil reconocer) una amenaza contenida en un arnés que se está carcomiendo rápidamente, y cuando se zafen o rompan las riendas será difícil predecir sus nefastos resultados. No podrá sujetarse indefinidamente a la bestia salvaje enjaulada, que constituyen los no iluminados -y por lo tanto seres humanos inocentes- que trabajan sin tener un momento de expansión ni diversión, y se hallan desnutridos y son explotados. La única esperanza del mundo es que la gente iluminada y responsable reajuste las relaciones, condiciones y situaciones económicas mundiales, a fin de que la eliminación de los abusos traiga prosperidad y no prevalezca ni cunda la miseria que rápidamente está alcanzando el grado de ebullición. Si esto les parece indebidamente optimista, recordemos que una sola luz, por pequeña que sea, puede iluminar una vasta zona. Las influencias de segundo rayo están, por lo tanto, afluyendo a través de los agentes de las instituciones y grupos educativos, las agrupaciones religiosas y todas las personas que pueden visualizar las posibilidades superiores y el mundo de los valores y significados espirituales, lo cual se realiza con la esperanza de que será posible un frente unido que producirá una síntesis de esfuerzo, que a su vez traerá verdadera estabilización mundial.

Los Maestros de tercer rayo trabajan afanosamente en el mundo de los negocios y de las finanzas por medio de aquéllos que están animados por un espíritu altruista -y hay muchos de éstos. Es un nuevo campo de esfuerzo espiritual. No es posible entrar en detalles en un breve espacio, en estos momentos de crisis y apremio, sobre los métodos y planes de la Jerarquía, en conexión con el aspecto monetario, su significación y correcto empleo. El método general aplicado es inspirar y presentar período de crisis, los cuales ofrecen la oportunidad para que actúe algún discípulo, entonces será posible que los grupos o las naciones implicadas, aprendan la lección necesaria. La técnica utilizada por los Maestros de tercer rayo consiste en desarrollar las mentes de los pensadores y aspirantes, en determinado sector de los negocios, para que puedan pensar más allá de sus propios intereses comerciales egoístas. Ya se han establecido momentos en que harán contacto los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo y esas destacadas personalidades que trabajan en el campo del esfuerzo económico, ofreciendo oportunidades para ciertos reconocimientos y definida colaboración. Éstos son los métodos que nos conciernen. Existen otros, subjetivos y espirituales, pero no nos atañen. Si ellos fueran detallados cuidadosamente sólo servirían para confundirnos.” (312)

- - - - -

“Podría ser de valor si durante breves minutos procuráramos captar el punto de vista de los guías espirituales de la raza, de la Jerarquía planetaria, del Cristo y Su iglesia.

Estos trabajadores observan a un mundo angustiado y colmado de sufrimiento. El problema económico parece insoluble y constituye el factor determinante en muchos casos. En un mundo de abundancia los hombres se mueren de hambre en todas partes o viven deplorablemente desnutridos, mientras que sus congéneres tienen demasiado en el mismo país y aferrándose a ello con frecuencia cometen crímenes para retenerlo. En un mundo extremadamente activo hay hombres que se ven forzados a una aborrecible inercia debido a la desocupación. Millones de personas no tienen nada que hacer, y se sostienen por la beneficencia, la caridad de los bien intencionados o por el crimen, pero sus corazones sufren, consciente o inconscientemente, porque se les niega el derecho que tiene todo ser humano de vivir, trabajar y mantenerse a si mismo. En un mundo donde los hombres desean la paz y la oportunidad de vivir felices en sus propios países o en otros, las naciones del mundo se arman o fortifican sus fronteras, en un esfuerzo por lograr esa seguridad que les permitirá vivir sin sobresaltos dentro de ellas, a salvo de agresiones, o imponer sus ideas a los ciudadanos o a otras naciones. En el mundo de las religiones organizadas se observa el mismo caos. Las iglesias de todos los países hacen desesperados esfuerzos por mantenerse aferrados -en forma espiritual, mental o económica- a los pueblos, y están perdiendo terreno, porque han terminado los días de dominio ejercido por la casta clerical, como ha finalizado también el control de la dinastía autocrática. El trabajo de las grandes religiones mundiales ha tenido mucho éxito y ha sido llevado a cabo hasta la deseada consumación, y la nueva religión mundial, la del reino de Dios, está ahora definidamente en camino.” (313)

- - - - -

(*) “¿Qué es lo que trata de realizar hoy la Jerarquía? Explicaré brevemente el plan inmediato:

1. Delimitar con toda claridad la línea separatoria existente, a fin de definir la responsabilidad. Esto puede verse, como ocurre a diario, al leer inteligentemente las noticias mundiales y separar los detalles espectaculares y falsos de los asuntos amplios y verdaderos. Las separaciones pueden definirse en tres líneas generales:

a. Entre las ideologías principales: fascista, comunista y democrática.

b. Entre los grupos reaccionarios y fundamentalistas y las personas de pensamiento liberal que reaccionan a la nueva impresión espiritual y a los emergentes caminos de acercamiento a Dios.

c. Entre las antiguas culturas y civilizaciones y los nuevos modos de vivir y de pensar; entre la forma pisciana de vivir y la actitud y vida mental acuariana; entre las leyes del reino de Dios, el quinto reino, las de la humanidad, el cuarto reino; entre el modo de vivir individualista y autoconsciente y la hermandad, el amor y la conciencia grupales.

2. Eliminar esas divisiones y tender un puente sobre dichas separaciones a través del grupo mundial, denominado Nuevo Grupo de Servidores del Mundo y las personas de buena voluntad. Dichos servidores y hombres de buena voluntad pertenecen a todas las naciones, grupos, ideologías y religiones; están ubicados a ambos lados de las distintas separaciones y, sin embargo, mantienen firmemente los principios de la buena voluntad y de la comprensión. Por lo tanto, son imparciales y no están activos en el actual proceso de diferenciaciones y tendencias separatistas. Tienden la mano con amor y comprensión a través del abismo de las disidencias. Se unen en pensamiento en los niveles subjetivos de las verdaderas realidades -sintéticas y eternas- y no reparan en barreras externas y diferencias mentales y separatistas de las ideas y modos materialistas de vivir.

3. Acercarse más a la humanidad y llegar a ser una realidad conocida y poderosa en la conciencia de Sus discípulos, de los aspirantes del mundo y del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Entonces éstos podrán trabajar con más confianza, sabiendo que, más allá de toda controversia, el reino de Dios está surgiendo en la tierra; el mundo interno de luz, amor y significados se está fusionando, en forma factible, con el mundo objetivo; el mundo de las realidades espirituales está siendo reconocido en forma tan amplia que la precipitación de lo espiritual está presente en todo lo que puede ser conocido. Esta comprensión y acercamiento a la vida a través de Dios constituye el heraldo de la nueva religión mundial. Les he dado mucho al respecto en estas instrucciones, y si las leen repetidas veces se irán preparando para participar correctamente en el próximo Festival de Wesak.

4. Establecer el “Día de Crisis”, al cual ya me he referido. Por medio de esta crisis, en que la aspiración de la humanidad por lograr la paz, la comprensión, la buena voluntad y la verdad, puede elevarse a su máxima expresión, se producirá, en un momento determinado, la fusión, el descenso deseado de las fuerzas espirituales de la Jerarquía, del Cristo y de todos Los que están afiliados a Él (denomínenlo con el nombre que quieran), y así se precipitará sobre la tierra ese estímulo espiritual y fuerza terapéutica, que terminará con el actual período ‘de lucha y de sufrimiento.” (314)

(*) El Maestro insinúa que el “Día de Crisis” podría realizarse en el año 1942, año en el que fue escrito este libro.


- - - - -


(302) CAPITULO II. El Rayo de la Personalidad. IV. Enfermedades y Problemas de los Discípulos. d. Problemas de los Místicos, Vinculados con las Actuales Influencias de Rayo (pág. 472)
(303) CAPITULO II. El Rayo de la Personalidad. IV. Enfermedades y Problemas de los Discípulos. d. Problemas de los Místicos, Vinculados con las Actuales Influencias de Rayo (pág. 474)
(304) CAPITULO III. La Humanidad de Hoy. I. La Situación Mundial (pág. 477)
(305) CAPITULO III. La Humanidad de Hoy. I. La Situación Mundial (pág. 480)
(306) CAPITULO III. La Humanidad de Hoy. I. La Situación Mundial (pág. 481)
(307) CAPITULO III. La Humanidad de Hoy. I. La Situación Mundial (pág. 489)
(308) CAPITULO III. La Humanidad de Hoy. II. El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. a. Objetivos e Ideales (pág. 498)
(309) CAPITULO III. La Humanidad de Hoy. II. El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. c. Funciones del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo (pág. 507)
(310) CAPITULO III. La Humanidad de Hoy. III. Los Grandes Acercamientos (La Futura y Nueva Religión). a. El Alma de la Humanidad (pág. 534)
(311) CAPITULO III. La Humanidad de Hoy. III. Los Grandes Acercamientos (La Futura y Nueva Religión). b. La Precipitación de la Crisis (pág. 539)
(312) CAPITULO III. La Humanidad de Hoy. III. Los Grandes Acercamientos (La Futura y Nueva Religión). c. La Aminoración de los Métodos Jerárquicos (pág. 550)
(313) CAPITULO III. La Humanidad de Hoy. III. Los Grandes Acercamientos (La Futura y Nueva Religión). d. La Necesidad Apremiante y la Forma de Enfrentarla (pág. 557)
(314) CAPITULO III. La Humanidad de Hoy. III. Los Grandes Acercamientos (La Futura y Nueva Religión). e. El Plan Inmediato de la Jerarquía (pág. 561)



(CONTINUARÁ)

sábado, 9 de marzo de 2019

EL DOLOR Y EL SUFRIMIENTO (XXX) - Tratado de los Siete Rayos. VOL. 2 - Psicología Esotérica II (VII)


Este artículo es la continuación de El Dolor y el Sufrimiento (XXIX)

- - - - -

Como en otras ocasiones, para realizar este estudio he intentado hacer una recopilación exhaustiva de extractos de todos los libros del Maestro y de Alice A. Bailey (25) que tratan sobre estos temas, aunque dada la extensión de toda la obra del Tibetano, podría ser que faltase algún fragmento.

Cada fragmento viene precedido por el título del libro, capítulo y/o sección de donde procede el texto, por si se desea ampliar la información mas allá de lo relacionado estrictamente con el tema.

Las conclusiones (cuando las haya) son personales, por tanto, como tales no tiene porque estarse de acuerdo con las mismas. Son reflexiones e interpretaciones propias de los extractos del Tibetano.

En la última entrada que se publique sobre el tema, si lo deseáis, podréis descargaros la recopilación completa en un documento en formato pdf.

Espero que la lectura de estos artículos (que iré publicando progresivamente al ser demasiado extensa toda la recopilación) pueda seros de utilidad.


Dani

- - - - -


Tratado de los Siete Rayos. Vol. 2 - Psicología Esotérica II (1942)


“Las personas emotivas que pertenecen a las iglesias de cualquier denominación o creencia, tienden a buscar la forma de evadir las dificultades y vicisitudes de la vida, viviendo siempre con la sensación de la Presencia guiadora de Dios, conjuntamente con la ciega obediencia a lo que genéricamente denominan “la voluntad de Dios”. La práctica de la Presencia de Dios es en verdad un paso necesario y deseable, pero la gente debería comprender lo que ello significa y cambiar constantemente el sentido de la dualidad por el de la identificación. La voluntad de Dios podrá aparecer como la imposición de las circunstancias y condiciones de la vida, de las cuales no hay escapatoria posible; el individuo que sufre esta imposición la acepta y no trata de aminorar, ni siquiera mejorar, y a veces tampoco evitar las circunstancias. Interpreta de tal manera su situación y destino, que determina, plácida y sumisamente, vivir dentro del círculo infranqueable y de las limitaciones que le han sido impuestas. Desarrolla inevitablemente un espíritu de sumisión y obediencia, soporta, convencido, de que su situación expresa la voluntad de Dios. En los más sublimes estados de obediencia, las personas sensitivas hacen alarde de su sumisión, pero no se dan cuenta de que la voz que han escuchado es la propia. Creen que es la de Dios. La comprensión, el reconocimiento de la Ley de Causa y Efecto (que actúa una vida tras otra) y la interpretación de que el problema es una lección que debe aprender, significará la liberación de la negatividad y la aceptación ciega e irreflexiva. La vida no pide obediencia ni aceptación, exige actividad. Pide que se separen los valores buenos y elevados de los indeseables; que se cultive ese espíritu de lucha que traerá organización y comprensión y permitirá entrar oportunamente en una etapa donde desempeñará una actividad espiritual útil.

Las personas que participan en la actividad de esas escuelas de pensamiento, con infinidad de nombres tales como: la Escuela de la Ciencia Mental (Mental Science), grupos del Nuevo Pensamiento (New Thought), Ciencia Cristiana (Christian Science) y muchos grupos similares, propenden a caer en un estado de negatividad basado en la autosugestión. La constante repetición del hecho (aún incomprendido) de la realidad de la divinidad, evocará oportunamente la respuesta del aspecto forma de la vida, lo cual -aunque no sea una guía verbal- constituye sin embargo el reconocimiento de una especie de guía, que impide el libre albedrío, y es una reacción en amplia escala de lo mencionado anteriormente. Así como en el primer caso tenemos la ciega aceptación de un destino indeseable, porque creen que tal es la voluntad de Dios y dicha Voluntad debe ser buena y correcta, en el otro caso existe el propósito de conmover al hombre subjetivo para que acepte una condición totalmente opuesta. Se le enseña que no existen malas condiciones, excepto las que él mismo puede crear; que no existe dolor ni nada que pueda considerarse indeseable; se le in-cita a reconocer que él es divino y el heredero de las edades, y que las malas condiciones, las limitadas circunstancias y los acontecimientos adversos, son producto de su propia imaginación creadora, y se le explica que en realidad no existen.

En ambas escuelas de pensamiento se enseña y recalca la verdad sobre el destino, a medida que se cumple bajo la ley de Causa y Efecto, y sobre la divinidad innata en el hombre, pero en ambos casos el hombre es un sujeto negativo y víctima de un destino cruel, o de su propia divinidad. Premeditadamente empleo esta fraseología porque ansío que los lectores comprendan que el destino nunca ha tenido por finalidad convertir al hombre en víctima inerme de las circunstancias ni en instrumento autohipnotizado de una aseverada y no desarrollada divinidad. El hombre está destinado a ser árbitro inteligente de su propio destino y consciente exponente de su innata divinidad, el Dios interno.” (292)

- - - - -

“…el actual problema mundial, el temor y la profunda ansiedad, el dolor y el sufrimiento, tan prevalecientes, producen un resultado doble y mixto. Ambos resultados (y sus etapas intermedias) son:

1. La extroversión de la conciencia de la masa.

2. La pronunciada introversión del individuo.

Por lo tanto tenemos un efecto masivo y otro individual y ambos deben ser tenidos muy en cuenta. Puede observarse el desarrollo de dicho proceso de exteriorización en el clamor y en la vehemencia y, a menudo, en la ruidosa sicología de los grandes movimientos y experimentos nacionales que actualmente se llevan a cabo en todo el mundo. Los individuos que pertenecen a estos países y prácticamente a todas las naciones, sufren, en forma simultánea, represiones necesarias (a veces por la fuerza), censura de la palabra y otras actividades restrictivas; la fuerza de las circunstancias los obliga a encerrarse en sí mismos y lo hacen tan intensamente que -si pudieran ver la actuación de las fuerzas como lo observamos los que pertenecemos al mundo interno- se darían cuenta de los dos grandes movimientos que se llevan a cabo en los tres mundos del esfuerzo humano, como si fueran corrientes opuestas de fuerza:

1. El movimiento dirigido hacia la extroversión o exteriorización de las grandes energías a las cuales responde la conciencia de las masas. Ella está siendo dirigida y forzada por la actividad desplegada de la energía de primer rayo, por eso actúa mayormente en el campo político y en el sector de la voluntad de la masa. En estas etapas iniciales observamos la evocación de la voluntad de las masas; es aún inculta, incipiente, versátil y fácil de persuadir, por la voluntad dirigida de un grupo que pueda demostrar en cualquier país poder suficiente para acaparar la atención de la masa. Lo antedicho también puede lograrlo una personalidad dominante y poderosa. El resultado neto que se obtiene (desde un amplio punto de vista) es hacer surgir a la superficie la conciencia profundamente oculta y sumergida de las masas, una fuerza hasta ahora silenciosa, inexpresada y desorientada, que, sin embargo, constituye una potencia en la vida planetaria.

2. El movimiento hacia la introversión o “a encerrarse en sí mismo”, desarrollado por las conciencias inteligentes (no por la conciencia de la masa) de todos esos hombres y mujeres cuyas mentes van despertando y pueden actuar en forma creadora y activa en los tres niveles de la percepción humana.

Estos dos movimientos -hacia lo externo y lo interno- constituyen el origen de gran parte de la actual crisis mundial. El efecto de esta “atracción” en dos direcciones, afecta seriamente a las personas sensibles. Son atraídas externamente por la atracción o tirón que ejerce la conciencia de la masa y por la fuerza de la vida política, económica y social de la raza; internamente, por el tirón del mundo de valores superiores, el reino de las almas y el trabajo organizado que realiza la Jerarquía espiritual ayudada por la milenaria conciencia religiosa.” (293)

- - - - -

“En el proceso de la evolución el centro sacro pasa por esas etapas donde actúa automática e inconscientemente, como sucede con el hombre estrictamente animal; luego viene la etapa en que actúa impulsado por el deseo, el placer y la satisfacción física, cuando la imaginación comienza a ejercer su influencia, y después el período en que hay una consciente subordinación de la vida al impulso sexual, de naturaleza distinta del que mencioné primero. El sexo llega a ser una idea predominante en la conciencia, y muchas personas en la actualidad están pasando por esa etapa. Todos, en algún momento o en alguna vida, pasarán por ella. A esto le sigue el período de transferencia donde la atracción física del sexo y el anhelo de crear físicamente ya no domina tanto, y las fuerzas comienzan a reunirse en el plexo solar. Allí serán controladas en su mayor parte por la vida astral imaginativa, mucho más que por la inconsciencia animal o la vida consciente de deseo. Se mezclarán con las fuerzas del plexo solar y serán gradualmente ascendidas al centro laríngeo, pero siempre a través del centro cardíaco.

Tenemos aquí el punto principal de las dificultades que afectan al místico, quien rápidamente viene al ser y a la actividad funcional. Llega a hacerse dolorosamente consciente de la dualidad, la atracción del mundo y la visión mística; de las posibilidades divinas y las potencias de la personalidad; del amor, en lugar del deseo y la atracción, y de la relación divina, en vez de las relaciones humanas. Sin embargo, el tema todavía continúa interpretándose en términos de dualidad. El sexo aún persiste imaginativamente en su conciencia y no ha sido relegado a un lugar equilibrado como el que ocupan los otros instintos de la naturaleza humana, lo cual da por resultado un interés casi patológico en el simbolismo del sexo y lo que podría denominarse una vida sexual espiritualizada. De ello tenemos grandes ejemplos en los escritos y experiencias de muchos místicos de la edad media. En ellos hallamos expresiones tales como la “desposada de Cristo”, el “matrimonio en los Cielos”, la representación de Cristo como “esposo celestial” y muchos otros símbolos y frases. En el Canto de Salomón tenemos la rendición masculina del mismo acercamiento sexual básico al alma y a su omniabarcante vida.” (294)

- - - - -

“El despertar del centro ajna que, como hemos visto, es primordialmente el resultado del desarrollo de la personalidad del hombre, hasta lograr la integración, puede conducir (si las energías involucradas no son controladas correctamente) a serias dificultades de la vista, a muchas dolencias auditivas, a diversas formas de neuritis, dolores de cabeza, jaqueca y afecciones nerviosas en distintas partes del cuerpo. También puede producir muchas dolencias vinculadas con el cuerpo pituitario y situaciones sicológicas que emanan de esta importante glándula controladora, además de innumerables y definidas dolencias físicas.” (295)

- - - - -

“La actividad del centro ajna se acrecentará grandemente durante el siglo venidero, trayendo consigo los problemas concernientes. Su estrecha relación con el cuerpo pituitario y la creciente interacción entre

a. el centro ajna y el cuerpo pituitario y

b. el centro en la cima de la cabeza (abarcando la glándula pineal) y el centro ajna, producirán serios problemas vinculados con el cerebro y los ojos. El centro ajna enfoca la energía que ha sido abstraída de los cinco centros que se hallan a lo largo de la columna vertebral, y es el asiento del poder de la personalidad. De acuerdo a como se emplee ese poder y a la dirección de la fuerza enviada por la personalidad integrada y dirigida a través del cuerpo, así serán afectados los órganos del cuerpo. El plexo solar puede ser estimulado desde ese centro y producir efectos desastrosos; el centro cardíaco puede ser impulsado a una actividad indebida por la imposición de la fuerza de la personalidad, y su energía desviarse hacia abajo y enfocarse en forma egoísta; el plexo solar puede hipervitalizarse de tal manera que todas las fuerzas de la personalidad se dirijan hacia abajo y se subordinen a fines puramente egoístas y separatistas, produciendo así una personalidad poderosa que, al mismo tiempo, detendrá momentáneamente la vida espiritual del hombre. Cuando tiene lugar esta suspensión, las fuerzas del cuerpo que han sido “ascendidas” son impulsadas hacia abajo nuevamente, poniendo al hombre en armonía con la humanidad común que actúa por medio de los centros inferiores, lo cual hace que la personalidad obtenga un gran éxito. Es interesante observar que cuando esto tiene lugar las energías -concentradas en el centro ajna- descienden al plexo solar o al centro sacro, y raras veces al centro cardíaco. El centro cardíaco tiene poder propio para producir lo que se denomina “aislamiento oculto”, porque es el asiento del principio vida. El centro laríngeo en este caso recibe estímulo, pero raras veces en tal grado que produzca dificultades. El hombre es un poderoso pensador creador, polarizado egoístamente, que hace contacto emocional con las masas por medio del plexo solar, y sufre frecuentemente de un fuerte complejo sexual en una u otra forma.” (296)

- - - - -

“La otra idea sobre la cual quiero llamarles la atención es que el ser humano tiene el poder de ser incluyente en muchas direcciones, del mismo modo que se puede trazar una línea desde el centro del círculo a cualquier punto de la periferia. Debe recordarse que durante casi toda la vida y en la parte más importante de su experiencia humana, sigue siendo el actor dramático que domina el centro del escenario y se ve desempeñando el papel estelar; siempre es consciente de su actuación y de cómo reacciona a esa actuación. Cuando el hombre era poco más que un animal, y estaba en ese estado que anteriormente denominamos conciencia lemuriana y la primitiva conciencia atlante, vivía irreflexivamente; la vida se desplegaba ante sus ojos como un panorama; se identificaba con los episodios descritos y no conocía la diferencia que existía entre él y lo que aparecía en el panorama; simplemente observaba, desempeñaba su pequeño papel, comía, se reproducía, reaccionaba al placer y al dolor, y raras veces o nunca, pensaba o reflexionaba.” (297)

- - - - -

“Desvitalización. (*) El místico es atraído constantemente “hacia arriba” (tal como considera y aplica el término) hasta el país de sus sueños, la persona de su idealismo o el ideal espiritual (personificado o no) de su aspiración, aplicando a la inversa el proceso normal y saludable del “Camino de la constante materialización de lo Real”. Vive totalmente en el mundo de su aspiración, deslizándose de la vida del plano físico, llegando a ser no sólo impráctico sino negativo en dicho plano. Lleva todas las fuerzas de su vida hacia arriba, de manera que el cuerpo físico y la vida en el plano físico sufren. Técnicamente, las fuerzas del plexo solar no son llevadas hacia arriba, al centro cardíaco como debería ser, ni la energía del corazón se derrama en amor desinteresado por la humanidad; todas se enfocan y distribuyen en el nivel más elevado de la conciencia astral y son enviadas a nutrir las fuerzas del cuerpo astral. Por lo tanto, revierten el proceso normal, y el cuerpo físico sufre grandemente por ello.

Un estudio sobre la vida de los santos y los místicos revelará muchas de estas dificultades e incluso los casos relativamente raros donde se presta un servicio definido a la humanidad, cuyos móviles consisten frecuentemente (podría decir generalmente) en satisfacer un requisito u obligación, que sirva al místico y le otorgue una recompensa y satisfacción emocionales. Esta desvitalización fue a menudo tan excesiva que no sólo produjo debilidad nerviosa, trances y otros desórdenes patológicos, sino que a veces acarrearon la muerte.” (298)

(*) Problemas del Desarrollo de la Visión Mística.

- - - - -

“Desapego. (*) Constituye una de las principales dificultades sicológicas que conducen al fenómeno común de la separatividad. Es una de las más difíciles de manejar. El místico que sólo puede ver su visión y la registra únicamente en términos de formas simbólicas, deseo sexual, angustiosas aspiraciones y una intensa “vida de deseos”, de sueños y anhelos, que oportunamente puede interrumpir las correctas relaciones, tanto en sí mismo (por un lado su cuerpo físico, por otro su vida emocional y su mente ocupada en otra cosa) como en su medio circundante, además de las responsabilidades ambientales, vive totalmente en el mundo de su propia creación -desapegado, inconmovible e impasible ante las demandas humanas y los asuntos naturales. Esto a veces también se produce por el deseo no reconocido de eludir la responsabilidad, el dolor, la irritabilidad, que produce la vida diaria, y las caricias de quienes lo aman; puede haberlo traído de otra vida en que ha pasado experiencias místicas y que en ésta debe trascender y sobrepasar permanentemente, pues ya ha servido un propósito útil y realizado un trabajo necesario. Este tipo de desapego es erróneo.” (299)

(*) Problemas del Desarrollo de la Visión Mística.

- - - - -

“c. ENFERMEDADES VINCULADAS CON LAS CONDICIONES GRUPALES

Este tema lo trataré brevemente debido a que el trabajo grupal -entendido esotéricamente- es relativamente nuevo, y también el individuo que en la actualidad trabaja en un grupo, apenas es afectado por estos factores, en razón de su integración relativamente parcial. Me refiero a su integración en el grupo. Las personas están todavía tan aisladas dentro de sus personalidades que se cierran en muchos casos al estímulo, efectos e impulsos grupales. Sólo cuando se descentralizan y, por lo tanto, responden más fácilmente a las ideas, al idealismo y al aura grupales (con su inhalación, exhalación y vivencia también grupales) pueden sucumbir y sucumbirán a las dificultades que impone la vida grupal. Hoy, a la figura central de la vida grupal, a la personalidad dominante o alma, es a quien se dirigen la vida y los pensamientos grupales, con todas las consecuencias que esto implica. El individuo sobre quien gira la vida grupal (si puedo emplear tal término) es la víctima del grupo y el que paga el precio de cualquier debilidad grupal. La expresión de la actitud grupal halla salida en él y a veces es prácticamente muerto por el grupo. En la actualidad no existe un grupo perfecto. Todos están en la etapa experimental y compuestos, en gran parte, por unos pocos acuarianos, innumerables piscianos y numerosas personas que están en la etapa de transición entre ambos. El guía o guías de los nuevos grupos son generalmente del tipo más puro de la nueva era, o carácter acuariano, que es posible obtener actualmente. Esto explica el fracaso del grupo, por regla general, ya para comprender al dirigente o colaborar con los nuevos ideales como se desea. El dirigente es un precursor en el nuevo campo del pensamiento y de la intención y, por lo tanto, sufre el castigo de su osadía y de su espíritu emprendedor.

No tengo la intención de ocuparme aquí de las dificultades del grupo porque no es mi tema. Sólo estoy considerando las dificultades (a veces son enfermedades físicas) y los problemas del individuo que es sensible a la presión y vida grupales -algo muy diferente de los problemas comunes de los místicos del pasado. Éstos sólo pueden ser estudiados e investigados hoy, considerando las vidas, la condición física, los problemas, las dificultades y la muerte de los líderes de los grupos. Les llamo la atención sobre esto. Los miembros del grupo -aunque no quieran reconocerlo- todavía no están dispuestos a sufrir mucho por la vida, la emanación y la energía grupales, porque aún no se han integrado suficientemente en el grupo…” (300)

- - - - -

“Enfermedades y Problemas Evocados por el Pensamiento Dirigido del Grupo

Es evidente que la principal y más importante de estas dificultades surge de la crítica grupal, ya sea verbal o fuertemente sentida. La crítica puede estar fundada en muchas cosas, pero generalmente tiene sus raíces en la envidia, en la ambición reprimida u orgullo del propio intelecto individual. Cada miembro de un grupo, especialmente los que pertenecen al círculo inmediato del dirigente o dirigentes, son propensos a erigirse en jueces. La responsabilidad no es de ellos, no conocen los problemas como realmente son, por lo tanto, les es fácil criticar. Deberemos recordar aquí que la crítica es un veneno virulento. En todos los casos perjudica a su debido tiempo al que critica y -debido a que ha sido dirigido verbalmente- perjudica mucho más al que ha sido criticado. Cuando hay móvil puro, verdadero amor y una gran medida de desapego, los cuerpos sutiles de aquel que es atacado pueden permanecer inmunes, pero los efectos físicos serán muy definidos, y cuando hay una debilidad física o limitación, allí se localizará el veneno proyectado.

La crítica que no ha sido verbalmente difundida es muy peligrosa, porque está poderosa y fuertemente enfocada, aunque no ha sido dirigida individualmente; surge continuamente como chorro constante enviado en aras de la envidia, la ambición y el orgullo, porque ha habido una captación personal de una supuesta situación y el que crítica cree que comprende correctamente y que podría -si se le ofrece la oportunidad- actuar debidamente. Cuando la crítica se emite y se expresa en palabras se refuerza, por consiguiente, mediante la colaboración de los que han sido influenciados por la crítica, y las consecuencias de este pensamiento dirigidos grupalmente pueden ocasionar un desastre físico y la desintegración del cuerpo físico del dirigente o de los dirigentes. Esto quizás podrá ser algo nuevo para algunos, y hará que la mayoría de quienes componen los grupos de la nueva era detengan sus pensamientos y libren a sus guías del impacto desastroso de sus críticas.

Aquí no me refiero al odio, aunque a menudo está presente, ya sea consciente o inconscientemente, sino que se “erigen en jueces” de las vanas murmuraciones que parecen tan necesarias para el miembro común del grupo. Se asemeja al aliento de la muerte que no sólo mata al líder por el veneno acumulado y la angustia, sino que también puede matar la vida grupal y hacer abortar el esfuerzo que podría ser, si se le dedicara la debida colaboración y tiempo, un agente constructivo a través del cual la Jerarquía podría trabajar.

De todas partes y de todos los grupos le llegan al dirigente del grupo oleadas de críticas, pensamientos ponzoñosos, falsas ideas, vanas habladurías destructivas, imputación de móviles, envidia y odio inexpresados, ambiciones frustradas de los miembros de un grupo, resentimientos y deseos insatisfechos de destacarse, ser reconocido por el líder o líderes, o el deseo de verlo reemplazado por ellos mismos o por alguien, más otros tipos de egoísmo y orgullo mental. Esto produce resultados en el cuerpo físico del líder y frecuentemente en el cuerpo emocional. Por lo tanto, la responsabilidad de un miembro del grupo es muy grande, y muy pocas veces la reconoce o acepta. Resulta difícil apreciar los efectos desastrosos cuando una persona es el blanco de las críticas del grupo y cuando el pensamiento dirigido de un grupo de personas se enfoca en uno o dos individuos.

Cuanto más evolucionado sea el dirigente del grupo, mayor será el dolor y el sufrimiento. Las personas que pertenecen al primer rayo, que tienen por naturaleza “una técnica para aislarse”, sufren menos que la mayoría, pues saben cómo detener estas corrientes de fuerza dirigidas y cómo desviarlas y -cuando no son personas profundamente espirituales- pueden devolverlas a los que las originaron y provocar así grandes desastres en sus vidas. Las personas que pertenecen al segundo rayo no trabajan ni pueden hacerlo de esta manera. Son absorbentes por naturaleza y atraen magnéticamente todo lo que en su medio ambiente va dirigido hacia ellos. Esta es la razón por la cual el Cristo sufrió la pena de muerte. Fue muerto no sólo por Sus enemigos, sino por Sus seudo amigos.

Aquí podrán muy bien preguntar: ¿ Qué puede hacer un conductor o grupo de dirigentes en estas circunstancias desgraciadamente anormales y comunes? Nada, sino continuar con el trabajo. Retirarse dentro de sí mismo; decir la verdad con amor cuando se ofrece la oportunidad, rehusar amargarse por el dolor que le ocasiona el grupo y esperar hasta que sus miembros aprendan la lección de colaborar, de guardar silencio, de saber apreciar amorosamente y de captar y comprender inteligentemente los problemas que enfrentan todos los dirigentes de grupos, en estos días difíciles e individualistas. Ya llegará ese momento.

Luego tenemos el reverso de este problema que debe enfrentar la mayoría de los dirigentes de grupo. En esta situación contraria, el guía es vencido (si puedo utilizar tal palabra) y oprimido por la devoción de ciertos miembros del grupo. Los guías del grupo casi pueden ser aniquilados por el amor que demuestra la gente hacia la personalidad, pero esto no es de naturaleza tan ponzoñosa como las dificultades ya mencionadas, porque -aunque constituye un obstáculo que conduce a innumerables formas de dificultades, malas interpretaciones y reacciones grupales-, se produce por el amor, no por la separatividad y el odio. Trae lo que se denomina esotéricamente la invalidación “de aquel que trata de servir y lo ata de pies y manos.

Trataré otra dificultad muy importante, porque es una actividad grupal llevada a cabo como un todo y no el acto de un individuo o de un puñado de individuos dentro del grupo. Me refiero a la forma en que hoy el grupo agota la vida de su líder o dirigente. El cordón umbilical (hablando simbólicamente) rara vez se corta entre el dirigente y el grupo. Esto constituye el mayor error cometido por los grupos de la era pisciana. Permanecían siempre vinculados a él o -cuando los impulsaba el odio o el desagrado- truncaban violentamente el vínculo y rompían las relaciones causando gran angustia e innecesario sufrimiento al grupo y al dirigente. En la nueva era, el cordón será tempranamente cortado en la vida del grupo, pero el líder o el grupo de líderes permanecerán siendo durante largo y tiempo (como la madre y el hijo) la inspiración guiadora, la fuerza amorosa protectora y un venero de instrucción y enseñanza. Cuando esto sucede el grupo puede emprender su camino y vivir su vida como un agente autodirigido, aunque el líder haya partido para el más allá, o se produzca un cambio en el liderazgo por una u otra razón.” (301)

- - - - -


(292) CAPITULO II. El Rayo de la Personalidad. III. Algunos Problemas Psicológicos. c. Problemas del Estímulo. Los problemas de los guías, de los sueños y de la depresión. (pág. 368)
(293) CAPITULO II. El Rayo de la Personalidad. III. Algunos Problemas Psicológicos. c. Problemas del Estímulo. Los problemas de los guías, de los sueños y de la depresión. (pág. 393)
(294) CAPITULO II. El Rayo de la Personalidad. IV. Enfermedades y Problemas de los Discípulos. a. Problemas que Surgen del Despertar y el Estímulo de los Centros. (pág. 404)
(295) CAPITULO II. El Rayo de la Personalidad. IV. Enfermedades y Problemas de los Discípulos. a. Problemas que Surgen del Despertar y el Estímulo de los Centros. (pág. 408)
(296) CAPITULO II. El Rayo de la Personalidad. IV. Enfermedades y Problemas de los Discípulos. a. Problemas que Surgen del Despertar y el Estímulo de los Centros. (pág. 421)
(297) CAPITULO II. El Rayo de la Personalidad. IV. Enfermedades y Problemas de los Discípulos. b. Desarrollo de los Poderes Síquicos. (pág. 424)
(298) CAPITULO II. El Rayo de la Personalidad. IV. Enfermedades y Problemas de los Discípulos. b. Desarrollo de los Poderes Síquicos. Problemas del Desarrollo de la Visión Mística. (pág. 455)
(299) CAPITULO II. El Rayo de la Personalidad. IV. Enfermedades y Problemas de los Discípulos. b. Desarrollo de los Poderes Síquicos. Problemas del Desarrollo de la Visión Mística. (pág. 455)
(300) CAPITULO II. El Rayo de la Personalidad. IV. Enfermedades y Problemas de los Discípulos. c. Enfermedades Vinculadas con las Condiciones Grupales (pág. 467)
(301) CAPITULO II. El Rayo de la Personalidad. IV. Enfermedades y Problemas de los Discípulos. c. Enfermedades Vinculadas con las Condiciones Grupales. Enfermedades y Problemas Evocados por el Pensamiento Dirigido del Grupo (pág. 468)



(CONTINUARÁ)