martes, 30 de mayo de 2017

SOBRE EL CONCEPTO DIOS (Reflexiones)


En una red social salió el tema de Dios, o mejor dicho de su concepto, puesto que es imposible darle al vocablo su auténtico significado, dada la pequeña (o nula en determinados casos) capacidad que poseemos la mayor parte de seres humanos para tratar conceptos abstractos. Aún así, y sin ningún tipo de pretensión, aprovecharé la ocasión para, humildemente, hablar sobre el mismo a través del comentario que realicé en esa red social.


- - - - -


"El tema de “Dios” es algo tan sumamente complejo, como abstracto lo es el obligado planteamiento del mismo, abstracción ésta que dependerá mucho de la capacidad de abstracción de quién lo enfoque y de cómo se enfoque. Por lo tanto, y con el máximo respeto y humildad hacia cualquier planteamiento sobre el tema, expongo mi opinión al respecto:

Como por regla general la mayoría de personas suelen atribuirle al vocablo Dios el significado de Todo,  es desde este enfoque en el que plantearé el tema.

Cuando en algún lugar se dice que los seres humanos estamos hechos “a Su imagen y semejanza” entiendo que se refiere al Padre, al Dador de vida, a Aquel del que todo parte y a Quien todo debería volver en algún momento. Por consiguiente (y planteando el tema desde la óptica de los libros del Maestro Tibetano, que son las enseñanzas que intento seguir y con las cuales mejor me identifico) entiendo yo que cuando se dice “a Su imagen y semejanza” se está refiriendo al Logos Planetario, a Sanat Kumara, a Aquel en Quien vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser. Estaríamos hechos a Su imagen y semejanza dado que seríamos una minúscula fracción de Su creación, un átomo de Su cuerpo de manifestación y, por tanto, como hijos de la misma, deberíamos poseer (en potencia) las mismas características que las del Padre, como también parecería lógico pensar que todo lo que surge de Él también las tuviese, trátese de un minúsculo átomo como de la Entidad mas excelsa del planeta, ¿no?

Entonces, ¿eso es Dios?..., no lo creo según el valor que suele dársele por la mayoría de personas al concepto Dios, dado que el mismo implica Todo, algo muy abstracto de dilucidar, puesto que, ¿qué es Todo?

Siguiendo el planteamiento anterior, para nuestra limitada capacidad de comprensión quizás sea el Logos Planetario, pero… ¿es eso ya el Todo? Evidentemente que no, dado que forma parte de un Algo mayor, el Sistema Solar (el Logos Solar en manifestación), llevándonos inevitablemente a imaginar que tampoco debería de ser Él el Todo, ya que (y enfoco estos temas con toda la reverencia y humildad posible) Él forma parte de la estructura de un “Logos Cósmico”, y Éste a su vez Lo es de “AQUEL DE QUIEN NADA PUEDE DECIRSE” (como suele representárselo en los libros del Tibetano, escribiéndolo en mayúsculas para poner énfasis en la grandiosidad de ese Ser, no significando que “que nada pueda decirse” implique que no pueda hablarse de Él, sino de que ningún elevado Ser de nuestro planeta tiene conocimiento sobre el mismo y por tanto, se desconoce y “nada puede decirse” sobre Él).

¿Dónde nos encontramos en este punto del desarrollo del planteamiento? ¿En una Galaxia?... ¿Qué viene a continuación?... ¿Un Universo? ¿Quizás un Universo de Universos?... ¿alguien (sinceramente) ha sido capaz de lograr imaginar la magnitud de lo que estamos intentando plantear?... y si alguien lo ha conseguido, ¿eso es Dios?... ¿o existe Algo aún más allá de lo imaginado hasta el momento?, dado que, desde el momento que ponemos “un límite” a algo, ese algo no puede ser Dios, ya que algo limitado no es omniabarcante y por tanto desde el momento que existe un límite, “fuera de ese límite” hay “algo más” no siendo entonces el Todo...

Quedémonos aquí, ya que pretender comprender (si es que se puede) algo más allá de lo anterior es inútil (al menos para mi).

Lo anterior es un planteamiento enfocado desde una sencilla y simple conciencia humana (la mía), pero ya no entramos a valorar (no podemos) lo que una Conciencia Logoica o Cósmica pueda tener al respecto.

En resumen: La intención de todo el razonamiento expuesto anteriormente, es la de intentar situar al ser humano, dentro de unas magnitudes colosales, con respecto a lo que tímidamente alcanzamos comprender respecto a Todo (o Dios si se lo prefiere llamar así), con el propósito de despertar la humildad necesaria que debemos poseer en el camino espiritual.

Somos una infinitésima fracción de un Algo mayor y tenemos una importante labor a realizar como seres humanos, como también la tienen desde un átomo a una elevada Entidad Espiritual, cada cual en su nivel y cumpliendo la función que deba cumplir en el desarrollo del Plan Divino.

Me ha parecido oportuno aprovechar la ocasión para desarrollar tímidamente el tema, puesto que, por regla general, los seres humanos nos consideramos algo muy importante con respecto a nuestro entorno y/o medio ambiente (los amos del planeta), no dejando de ser, a mi entender, una pieza mas del magnífico engranaje cósmico, lo cual no deja de ser importante como lo son el resto de piezas, pero tan solo una pieza mas. Eso sí, como cualquier pieza, debe de funcionar a la perfección para que esa grandiosa máquina funcione, y ese debe de ser nuestro objetivo a cumplir dentro del gran Plan.

Humildad, humildad y más humildad, que no significan ni menosprecio ni falta de dignidad, sino saber ser, saber estar y saber actuar.

Probablemente siendo más humildes conseguiremos que fluya de nuestro interior aquella cualidad divina que poseemos en potencia (la bondad) y que intenta salir al exterior pero nuestro orgullo y arrogancia impide mostrar.

Que nadie se desanime si este planteamiento ha desalentado a alguien (no era esa la intención). Es un planteamiento enfocado desde la conciencia humana, pero no siempre seremos humanos. Algún día llegaremos a ser divinos (de hecho lo somos pero hemos de desenvolver toda nuestra divinidad latente en nosotros).

Es un tema que, por delicado, no suele abordarse pero no por ello, con todo el respeto que se merece, no deba tratarse.

Desde mi punto de vista pienso que es muy presuntuoso creer que los seres humanos estamos hechos a imagen y semejanza de Dios (según la interpretación dada anteriormente sobre el vocablo "Dios"), puesto que alzando la cabeza en una noche estrellada y creer que todo aquello que podemos llegar a ver (y es una minúscula parte) tiene como modelo de referencia a nosotros, me parece demasiada presunción por nuestra parte.

Cuanto más sabemos (o creemos saber), mas verificamos lo inabarcable y lejos que nos encontramos de algunos Seres, pero eso no implica desaliento sino todo lo contrario. "Después de alcanzar una meta, veo otra..."

Con humildad llegaremos a buen puerto"

13 comentarios:

  1. Podemos tener muchas definiciones acerca de lo que es Dios,pero siento que solamente estaremos cerca de sentir lo que significa cuando nos acerquemos a ese tipo de amor verdadero y puro des del corazon.I seguramente nos daremos cuenta de que es mucho mas senzillo describirlo de lo que pensavamos.
    Una abraçada Dani.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo complejo a veces es simple y viceversa.

      Probablemente pueda ser como dices Zanne. Todo partió del Uno (Expansión del Universo)y se volverá a concentrar o sintetizar en el Uno.

      Gracias por tu agradecida presencia en el blog Zanne.

      Una abraçada Zanne

      Eliminar
  2. Hola Dani, excelente reflexión sobre el Todo, en verdad pensamos igual, y, verdaderamente, sino es con humildad no es posible acercarse a la Verdad.

    Ahora bien, como tu dirías, ¿Qué es la Verdad?, ¿Qué es el Todo?, ¿Qué es Dios?

    Es claro que la forma de enfrentar dicha pregunta y su resultado dependerá mucho del nivel evolutivo de la conciencia que lo haga, así como también de su idiosincrasia, talento, patrón de rayos, horóscopo o tipo de energía que mas lo condicionan.

    Yo por mi parte voy a centrar mi reflexión a través de la afirmación “Dios es Amor”. Estarás de acuerdo conmigo Dani que en líneas generales Amor significa: Unión, Comprensión, Atracción, Relación…, palabras estas que, partiendo de la afirmación antes expuesta, nos permiten entender que la ilusión de lo que parecen ser las múltiples formas o diferentes partes de un dios incomprendido, en verdad son las diferentes partes atraídas, inter-relacionadas, y unificadas de un Dios comprendido.

    Por tanto el Todo es la unión de las diferentes partes (por muy pequeñas que sean) a través de Amor; y el Amor, (que es Él), debe ser entendido como aquella esencia o cualidad que no permite que el Todo (Dios o El Mismo) se descomponga en partes diferenciadas, alejadas, no relacionadas, enfermas o incomprendidas, es decir, dioses en minúscula, sino que permite que estas partes se relacionen, atraigan y unifiquen, como las partes de un puzle o la diversidad de un Todo único.

    Esto es así: en la raíz de todo noble o humilde esfuerzo sacrificio o acción llevado a cabo por cualquier entidad, ser-humano o grupo de ser-humanos, está la firme voluntad de amar, atraer, relacionar, comprender y unir “su propio todo” con, (el Todo donde están conformados), “los otros todos”.

    Es como la esencia de la frase “Yo soy Ese, Ese soy Yo”, o como el significado del dicho hindú “Dios vive en ti como Tu”, son formas de decir que lo importante no es lo que “yo soy” o “dios es”, sino el cómo se relacionan, comprenden, aman…, es el caminante no hay camino se hace camino al andar.

    En el “gran juego de Dios”, y como tu bien dices desde la humildad, y yo me atrevería a decir también valentía, cuidemos nuestro propio jugar, porqué este juego, que en Él crece, es justo nuestra parte participante.

    Una abraçada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una excelente exposición y reflexión David.

      En verdad debe de ser así, pero probablemente exista algo mas grandioso que el Amor más allá de nuestra comprensión, de lo contrario sería un punto y final, siendo imposible (a mi entender), dado que todo está en constante evolución.

      Gracias David

      Una abraçada!

      Eliminar
    2. Hola Dani,

      Fijémonos en los "pero" de nuestro razonar Dani, tu dices: "pero probablemente exista algo mas ...", y seguramente tienes razón, pero, (y este es mi "pero"), aunque exista algo mas grandioso que el Amor como tu dices, al Amor seguirá siendo la piedra angular de este supuesto "algo", porque lo mas grandioso por lógica natural o divina está obligado a relacionarse o a incluir en él a lo mas pequeño, y esto solo es posible a través del Amor.

      Geométricamente hablando yo diria que tu razonas en forma vertical, algo por cierto muy propio de rayos impares. Razonas buscando o pensando que hay algo superior a lo ya establecido, incluso por encima de "aquel del cual no podemos o sabemos su nombre", pero, (y este es mi pero), yo mas bien lo razono pensando en un circulo dentro del cual está todo, no importa lo elevado o grandioso que sea, sencillamente lo incluye todo relacionado o corporificado a través del Amor, por tanto el Todo es Amor.


      Donde esta la raíz del Arbol en la Tierra o en el Cielo, el principio es lo mismo que el fin, no?

      una abraçada!

      Eliminar
    3. Estoy de acuerdo contigo, aunque (para no decir tantos peros) parecería lógico pensar que en un Universo de Universos, aunque en uno de ellos el Amor sea el factor principal de su evolución, en otros, no forzosamente ese factor (el Amor), tenga que ser la piedra angular. No me parece ilógico que a niveles ininteligibles por nosotros existan otras formas de evolución que utilicen otro tipo de energía para evolucionar. En nuestro Universo es así, aunque quizás en otros sea de otra forma.

      Voy muy lejos, lo se. Pero (otra vez) a veces la distancia nos permite ver las cosas, mas pequeñas, pero globalmente y en su conjunto.

      Gracias David por tus apreciadas reflexiones, las cuales comparto, aunque por mi forma de ser necesito buscar constantemente el más allá del más allá.

      Una forta abraçada!

      Eliminar
    4. Lo entiendo Dani, y yo digo, en el mas alla de los allas esta el aca!

      Salut!

      Eliminar
  3. Recuerdo Dani estas referencias que has hecho y me parece importante y útil el desarrollo que acabas de hacer, es simplemente, y nada más y nada menos, que acercarnos mínimamente al concepto de Dios, "EL TODO" que, efectivamente, como seres humanos nunca podremos definirle, pero es bueno que intentemos comprender su grandiosidad.

    Seguiremos nombrando a Dios sin realmente saber lo que decimos, pero ÉL es tan grande que lo sabe comprender todo y no nos exige nada.

    Gracias Dani.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Suelo tener la costumbre de anotar aquello que en algún momento de inspiración me parece interesante desarrollar.

      A veces la respuesta a un comentario viene cargada de tanta energía que vale la pena guardarla para, en un futuro, poder utilizarla.

      Soy de la opinión de que en ciertos momentos no somos nosotros los que nos expresamos, sino nuestra alma, y vale la pena guardar "esos consejos" que hemos recibido para poder hacer uso de ellos ens las circunstancias adecuadas.

      Gracias Ana por compartir tus comentarios en este espacio.

      Eliminar
  4. Te daré mi humilde opinión Dani.

    Cuando se habla del "Eterno Ahora de la Consciencia de Dios" se da a entender que en los niveles superiores logoicos el tiempo tal como lo conocemos nosotros no existe. Únicamente existe el Presente, porqué Dios, !ÉS!
    No existe ni el antes ni el después, ni el ayer ni el mañana, ni lo superior ni lo inferior, ni lo anterior ni lo posterior al Todo, tan sólo existe "el Eterno Ahora de la consciencia de Dios".
    Hablar del Todo es limitarlo al Tiempo y para Dios no existen límites, no existe Principio ni Fin.
    Es como el hecho de andar rodeando una esfera en línea recta.¿A dónde nos conduce? sinó al punto de partida, a nuestro propio Ser.
    La tendencia es a buscar a Dios fuera de nosotros mismos, hasta que después de un largo recorrido llegamos sin habérnoslo propuesto a la meta perseguida, que no es más que al centro de nosotros mismos. Es aquí donde hallaremos a Dios y lo reconoceremos porqué nosotros somos la manifestación de Dios en una forma.

    Influenciados por las religiones i porqué lo revestimos todo a nuestra imagen y semejanza hemos dado forma humana a Dios. Un Ser que no podemos ni tan sólo imaginar porqué es Energía, es Vida.
    Podemos acaso definir la VIDA?.

    Creo que para intuir algo de lo que significa Dios primero tendríamos que empezar por conocer Sus Obras. Profundizar en la Naturaleza de cada ser creado, en todo cuanto forma parte de Su Creación.
    I lo más importante, reconocernos a nosotros mismos como Sus hijos.

    Sinceramente,te felicito Dani y te doy las gracias por tu filosófica reflexión sobre un tema tan trascendente.

    Un fuerte abrazo.
    Marta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marta por tu comentario-reflexión.

      Estoy de acuerdo en todo lo que expones, pero como nos encontramos en un plano concreto (el físico) y no abstracto, no nos queda más remedio que utilizar la mente concreta y el instrumento por el que se manifiesta y desarrolla la misma, el cerebro.

      De ahí mi interés de intentar desarrollar los planteamientos en forma lineal y con magnitudes, distancias, tamaños y tiempos, dado que soy de la opinión que, aunque sí que desde la mente concreta no llegaremos a la comprensión, captación y, sobre todo, integración (que en el fondo no deja de ser lo que todos buscamos, integrarnos), el esfuerzo empleado para intentar comprender y el desarrollo interno que esto representa (voluntad), quizás nos acerque a los límites de la concreción y podamos romper esos límites,siendo mas fácil (por proximidad) acercarnos entonces a los límites de la abstracción.

      Gracias Marta por tu profunda reflexión, que junto a las aparecidas hasta ahora, añaden un muy interesante depósito de inspiración.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  5. (Me parece muy buena la intervención de 'Marta'). Ni bien comienza el TFC, en la primera página de los 'Postulados de Introducción', DK dice algo que siempre me deja 'resonando': "existe una sola Realidad Absoluta (= DIOS Trascendente e Inmanente) precediendo a todo Ser manifestado y condicionado". A mi juicio, se refiere a TODO SER MANIFESTADO, sea éste un Hombre común o 'Celestial' (un Logos). ¡No hay referencia 'Jerárquica' ahí! Para TODOS hay UNA ÚNICA Realidad Absoluta (que los hindúes llaman 'Brahman', a la vez 'Nirguna' y 'Saguna'). Por su parte, HPB en "La Clave de la Teosofía", refuerza esa Idea al decir -tratando de los 7 Principios humanos- que Atma es "un Rayo de lo Absoluto" (¡No del Logos Planetario, ni Solar, ni Cósmico!). Pero eso sí, al manifestarse, cada Ser reasume el 'condicionamiento' que le corresponde -y limita- en la Jerarquía de Todo el Cosmos manifestado. Y, sea cual sea esa 'limitación', alguna vez tendrá que 'Liberarse' de ella. Espero que esto ayude a en tu meditación en este 'TEMA' que, también según DK, "está más allá del conocimiento y alcance de todo pensamiento y expresión humanos." Un abrazo fraterno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Adolfo por tu profunda y bien documentada exposición, la cual, sí que en algún punto consigue estimular mi percepción.

      El tema es inabarcable desde cualquier planteamiento humano y mas desde la óptica de la mente concreta, pero al igual que comenté con respecto al comentario de Marta, el utilizar los instrumentos de que disponemos (el cerebro y el razonamiento), aunque imperfectos, nos acercará algo más a esos límites infranqueables, pero mas cerca creo yo que si no hacemos el esfuerzo.

      Gracias Adolfo por tu muy interesante apreciación.

      Abrazo fraterno

      Eliminar