miércoles, 1 de marzo de 2017

LAS 7 ENERGÍAS QUE CONDICIONAN AL SER HUMANO - Reflexiones Personales -



Os ofrezco a continuación mi visión personal de como interpreto los fragmentos del Maestro D.K. publicados en el anterior post. Su finalidad es la de facilitar la comprensión de los mismos por personas que no se encuentren muy familiarizadas con las enseñanzas del Tibetano.

Puede que las interpretaciones no sean del todo correctas, pero en todo caso quizás ayuden a disipar alguna duda.

- - - - -

"En el hombre se unen dos energías, pero hay otras cinco presentes

Las dos energías que se unen en el hombre son los dos aspectos de la mónada, el Uno en manifestación; la mónada se manifiesta esencialmente como una dualidad; se expresa como voluntad y amor, atma-budi, y ambas energías, cuando entran en relación con el punto de la mente, el tercer aspecto de la divinidad, producen el alma y luego el mundo tangible manifestado; después se demuestra como voluntad, amor y mente o inteligencia del planeta, o atma-budi-manas."

En el ser humano confluyen dos energías divinas, Atma (Voluntad o Propósito, 1r Aspecto de la Divinidad) y Budi (Amor-Sabiduría, 2do Aspecto de la Divinidad). Estos dos aspectos forman la Mónada Humana (el Ser indivisible). Cuando los dos aspectos de la Divinidad, Atma y Budi, se unen al 3ro, Manas (Actividad Inteligente, la Mente Divina), dan origen al Alma Una y a la manifestación del mundo terrenal o material (el mundo en el que vivimos).



"Cuando el alma se ancla como conciencia y vida dentro del ser humano, éste contribuye con el tercer aspecto, manas o mente, latente o kármicamente presente en toda sustancia, heredado o mantenido en solución en la sustancia, desde un sistema solar anterior. En ese sistema se desarrolló la inteligencia y quedó retenida dentro de la sustancia a fin de formar la base del desenvolvimiento evolutivo del actual segundo sistema solar."

El Logos Solar en un pasado remoto desarrolló el 3r Aspecto (Actividad Inteligente) en todo su sistema. Es decir, a toda la materia del cual estaba compuesto su sistema, la dotó de inteligencia (entendiendo inteligencia como la capacidad de reacción de la materia a un estímulo). Debido a ello, cuando una porción del Alma Una se une como conciencia y vida al ser humano (el alma individual), éste, al estar compuesto de materia, aporta el tercer aspecto Manas, al conjunto (la Actividad Inteligente desarrollada en el sistema solar anterior).



"Recuerde que los siete planos de nuestro sistema solar constituyen los subplanos del plano físico cósmico y que por lo tanto el espíritu es materia en su más elevado punto de expresión, y la materia es espíritu en el más inferior."

Lo que para nosotros, como seres humanos, son los 7 planos del Sistema Solar, desde fuera de nuestro sistema solar y para entidades Extracósmicas, son subplanos del Plano Físico Cósmico. El gráfico siguiente lo aclarará mejor


Los 7 planos del Sistema Solar (separados en rayas mas gruesas en el gráfico y conteniendo cada uno 7 subplanos en rayas mas ténues) equivalen a los 7 subplanos de plano físico cósmico (ver imagen), es decir, lo que para nosotros es materia en los planos inferiores y espíritu en los superiores, no deja de ser materia sutilizada o espíritu densificado para el plano físico cósmico.



La vida está constituida por la voluntad y el amor y por grandes energías impulsoras que subyacen en todo el proceso evolutivo y motivan su inevitable consumación."

Lo que entendemos como Vida, es la mezcla de la Voluntad (Atma), el Amor (Budi) y unas serie de potentes energías que, entrelazadas, constituyen ese impulso constante que obliga a Todo a evolucionar.



"Atma-budi, como energías, se anclan en el vehículo del alma, en el loto egoico, y su actividad fusionada evoca respuesta de la sustancia del plano mental, que entonces hace su propia contribución. Su reacción produce lo que llamamos la mente superior, de naturaleza tan sutil y emanación tan tenue, que forzosamente debe relacionarse con los dos aspectos superiores y llegar a ser parte de la Tríada espiritual."

Cuando las dos energías de Atma y Budi se unen al vehículo que utiliza el alma (el loto egoico o cuerpo causal), la fusión de ambas provoca una reacción de la sustancia de la que está compuesto el plano mental, aportando éste último lo que llamamos la Mente Superior o Manas, el Yo Superior (mente abstracta), que junto a Atma y Budi, conforman lo que denominamos la Tríada Espiritual (Atma-Budi-Manas). 



"El vórtice de fuerzas establecido por el impacto de la voluntad divina, expresando propósito divino y unificado con el Ser (como identidad y no como cualidad), produce el loto egoico, el vehículo de esa “alma identificada”, arrastrada a la expresión por el tercer resultado del impacto átmico-búdico en los tres mundos, y la mente concreta y el intelecto humano vienen a la expresión. Existe, en consecuencia, una curiosa similitud entre los tres aspectos divinos en manifestación y el hombre espiritual en el plano mental. La analogía es la siguiente:

                  La Mónada              <-------------------->      Mente Abstracta
                  El Alma                   <-------------------->      El Loto Egoico
                  La Personalidad      <-------------------->      La Mente Inferior o Concreta"

Así mismo, esa mezcla de fuerzas de Atma-Budi producen el cuerpo causal o loto egoico (el vehículo del alma), que es llevada a la manifestación en los tres planos inferiores (físico, astral y mental) por la influencia de Atma-Budi, influencia ésta que produce la mente concreta o inferior (manas inferior).

Me abstengo de comentar el resto de fragmentos, pues considero que no son excesivamente complejos. 


 "Esa vaga abstracción, la mónada, durante eones, parece no haberse relacionado de ninguna manera con el alma y la personalidad; ambas han estado y están ocupadas en la tarea de establecer, a su debido tiempo y de acuerdo al impulso evolutivo, una estrecha fusión o unificación. La mente abstracta también ha permanecido durante eones como algo inconcebible y fuera de los modos de expresión y del pensamiento del hombre kamamanásico (o emoción y mente inferior) y luego, finalmente, alma y mente concreta (o el iluminador y el transmisor de iluminación). Tales analogías pueden ser muy iluminadoras si se las considera debidamente.

En el ser humano tenemos ancladas dos energías principales; una incomprendida, a la cual damos el nombre de la PRESENCIA, la otra comprendida, a la cual damos el nombre de Ángel de la  PRESENCIA. Éstas son el alma (el ángel solar) y la mónada. Una corporifica el rayo monádico, la otra el rayo del alma, y ambas energías, activa o sutilmente, condicionan a la personalidad.

Las otras cinco energías presentes son el rayo de la mente o fuerza condicionadora del cuerpo mental; el rayo de la naturaleza emocional y el rayo del cuerpo físico, además de un cuarto rayo, el de la personalidad. Esotéricamente el rayo del cuerpo físico “asciende hasta la conjunción, mientras que los demás descienden”, según reza en un antiguo escrito. El rayo de la personalidad es consecuencia o resultado del vasto ciclo de encarnaciones. Por lo tanto tenemos:
    1. El Rayo Monádico.
    2. El Rayo del Alma.
    3. El Rayo de la Mente.
    4. El Rayo de las Emociones.
    5. El Rayo del Cuerpo Físico.
    6. El Rayo de la Personalidad.
    7. El Rayo Planetario
El rayo planetario es el tercer Rayo de Inteligencia Activa, porque condiciona a nuestra Tierra y tiene gran potencia, que permite al ser humano “atender sus asuntos en el mundo de la vida física planetaria”.

Me he referido casualmente a esos rayos en otra parte y poco he dicho acerca del rayo planetario; he puesto el énfasis sobre otro análisis de los rayos condicionantes, y en este análisis he reconocido que únicamente cinco rayos son de utilidad práctica para el hombre. Estos son:
    1. El Rayo del Alma.
    2. El Rayo de la Personalidad.
    3. El Rayo Mental.
    4. El Rayo Astral.
    5. El Rayo del Cuerpo Físico.
Sin embargo, con la creación y el desarrollo del antakarana, el rayo de la mónada también debe ser puesto en línea, y entonces aquello que es su polo opuesto, la “vivencia” planetaria, el tercer rayo, será reconocido."
- Curación Esotèrica -
Capítulo Octavo
Enumeración y Aplicación de las Leyes y Reglas
Ley V

- - - - -

A modo de resumen:

* 3 Aspectos de la Divinidad:

  • 1er Aspecto, Voluntad o Propósito (Atma); "El Plan Divino...", Propósito (que yo entiendo como "la Evolución")
  • 2do Aspecto, Amor-Sabiduría (Budi); "...que ha de desarrollarse por medio del...", Amor
  • 3er Aspecto, Actividad Inteligente (Manas); "...utilizando para ello la...", Inteligencia.

* La Mónada humana está formada por la unión del primer y segundo aspectos (Atma-Budi).

* Estos dos aspectos unidos producen tres efectos:

  • En primer lugar, cuando las energías de Atma-Budi se unen al tercer aspecto (Manas), surge de esa unión el Alma Una, y da origen a la manifestación del mundo terrenal o material, el mundo en el que vivimos. (Entiendo que aunque cada ser humano posea un alma, esa alma es una porción del Alma Una. Es decir, solo existe un Alma pero una porción o fragmento de la misma se encuentra en cada ser humano.)
  • En segundo lugar, cuando las energías de Atma-Budi se adhieren al Loto Egoico o Cuerpo Causal (el vehículo del Alma) provocan una reacción en la sustancia del plano mental, generándose la Mente Superior o Manas, el Yo Superior o Mente abstracta, que junto a Atma y Budi, conforman lo que denominamos la Tríada Espiritual (Atma-Budi-Manas).
  • En tercer lugar, cuando las energías de Atma-Budi llegan a los 3 planos inferiores (Físico, Astral y Mental), el resultado de dicha interacción produce la Mente concreta. 
 
* La interrelación de las energías de Atma-Budi producen el Loto Egoico o Cuerpo Causal (el vehículo del Alma).

* Atma-Budi se anclan en el Loto Egoico o Cuerpo Causal (el vehículo del Alma); El Alma se ancla como Conciencia y Vida en la Personalidad del ser humano.

* Además de los Rayos Mónádico y del Alma, existen otros que condicionan al ser humano:
  • El Rayo de la Mente.
  • El Rayo de las Emociones.
  • El Rayo del Cuerpo Físico.
  • El Rayo de la Personalidad.
  • El Rayo Planetario
Existen además otros rayos que condicionan también al ser humano pero que no comento para no complicar en exceso el tema.

4 comentarios:

  1. Gracias Dani, me parece una valiosa aportación que precisa de estudio, análisis y reflexión, y merece la pena que hagamos el esfuerzo.

    Si no te importa y pasados unos días, y como cuarto texto sobre los Rayos, lo puedo publicar en mi blog, por supuesto mencionando la procedencia, y así todos los que estamos siguiendo este estudio lo tendremos más completo.

    Gracias por tu trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si puede ser útil, me parece muy bien. De todas maneras, antes de que lo públiques me gustaría analizarlo con mas profundidad, dado que si ha de servir como base de estudio y no como opinión personal, me gustaría que no existiesen posibles errores de interpretación.

      Eliminar
  2. Me parece muy interesante el tema así como tus reflexiones Dani.

    Creo que el ofrecimiento de Ana Castro de publicar esta entrada tuya en su bloc es muy acertada.
    A mi me parecen muy correctas tus reflexiones y muy didácticas, además que de esta forma el servicio se expande desde el grupo interno hacia la humanidad.

    Gracias Dani

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Marta por tus amables y apreciadas palabras.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar